Una orquídea para recordar

05.06.22

Puse mi amor en tus manos equivocadas,
no había nada que pudiera hacer,
estaba ciego y estaba sordo,
triste e inocente,
solitario y tonto

La salvación que yo vi en ti
no era nada más que una vieja herida
Todas esas mentiras que necesitaba escuchar
me hicieron creer que realmente éramos dos

Pero ahora veo en lo más oscuro de mí
una terca luz brillante
que no viene de ti,
mi bella alma
aún en la batalla
me habla amablemente
y me dice la verdad:

«Sigue siendo honesto
y compartiendo tu corazón
sigue soñando y escribiendo
tus poemas y canciones
tal vez un día, largo tiempo bajo la hierba,
ella te traerá una orquídea
y recordará su amor».

El Matallana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s