Let me help you with your sadness

22.09.21

If you ever wake up

in an empty room

full of hollow dreams

can I help you with your sadness?



If your lover is gone

but your love wants to stay

rebellious in your broken chest

can I help you with your sadness?

If your view of love

has been shattered by abandonment

and not a soul seems to be loyal

can I help you with your sadness?

Let me help you with your sadness

Let me show you songs to sing our heart out

dances to transform our anger

into ritual and sensuality

let me show you our smile living in the present

our hands reaching out for understanding

Let me help you with your sadness

Let me tell you that you are, you truly are special

You are not alone in this quest for intimacy

You have my hand

You have my kiss

You have all those words they said to you without meaning them forever

Go beyond your disappointment and hug me

We will hug until the end of fear

We will hug until we destroy this sadness

Because my heart has also been pierced

and it is bleeding

and it is hurt

and it feels your sorrow

Let me help you with your sadness

El Matallana

Once

18.08.21


Despedirse bien es un arte

Hay que recordar

que todos esos momentos sí ocurrieron

que todas esas palabras fueron ciertas

las sonrisas y los llantos

los gemidos a la hoguera

Hoy he vuelto al primer encuentro

y pude mirar a la fortuna en tus ojos

sentí de nuevo tu inmensa belleza

e infinitas ganas de abrazarte


El amor de esta despedida

no cabe en todas las estrellas


Aunque te llevas un universo

que pesa ausente en mi pecho.


El Matallana



We love

27.11.2015

Love takes different shapes
can be found in many forms
sometimes we touch
sometimes we don’t

but we love

we cheerfully smile at each other
containing tenderly hugs
we cautiously keep our distance
drowning in invisible voids

but we love

we imagine sugary futures
when a shared skin is our home
inside our poetical melody
outside a silence of words

but we love

 

El Matallana

Aire de entonces

El aire de un abrazo de ríos sin deseo.

Los árboles, un aire vegetal de palomas.

La tarde era un ligero movimiento del párpado,

y la escarcha, la espuma fácil de tu sonrisa.

 

La veleta era el viento clavado en una espina.

Tu niñez, la distancia que había entre los lirios.

Orilla de tu sueño y pestañas de música

era entonces el ojo limpio de la mañana.

 

Venías de más lejos que un hombre de un olvido.

En tu lejana sangre había brumas y mástiles.

Entonces yo era triste y miraba el silencio

creyendo que el silencio era la oscuridad.

 

Todo mi afán de viajes ancló sobre tu piel

que iba bajo el sol sosteniendo la luz;

proa, el pecho hendía dulcemente los días

y el corazón sabía cómo es de azul el mar.

 

Por cada rosa un sitio en el aire tus hombros

dejaban redondeado por dónde tú pasabas,

y el viento en tus cabellos era sólo un pañuelo

estampado de aromas y soplos de colores.

 

Tus ojos no tenían color que yo pudiera

decir como palabras: «saúz»  o  «golondrina».

corrías como el agua y el agua de tu risa

subía a los tejados a hacer la tarde clara.

 

Hoy que ni los espejos saben cómo mirabas

cuando tu edad de lino te daba a las rodillas;

yo te recuerdo y digo simplemente las cosas

como si las sacara de una gota de agua.

 

Era entonces el tiempo dulce de nuestro encuentro.

La saeta era un rumbo sin ¡ay! en la llegada.

El jazmín, un recuerdo de olor en tu memoria.

Y el bronce era una brisa con olor de campana.

 

Jorge Rojas (1911-1995)

http://amediavoz.com/rojas.htm#AIRE DE ENTONCES