Estela

20.09.2015

La secuela de ese tiempo
no siempre enmudece:
de repente conmigo su mirada, su sonrisa,
los llantos del último reproche,
sus ojos cual verdadero cielo,
la estela de su ausencia en esta brisa.

El Matallana