Seis

17.05.2021


Las seis partes

que sobresalen

de mi tronco

gritan: deseo


Hay una boca

no hecha para saciarse

sino como una invitación al abismo

una grieta en la roca sedienta

como un grito en el vacío

que se alimenta del silencio


Me parezco a las deidades más terribles

abraso todo lo que abrazo

con mi lengua de fuego

muerdo ebrio de ahora

la cervical de la muerte

y chupo los pezones

ya secos del olvido


Todo lo que existe

me pertenece

Todo lo que amo

se vuelve saliva en mis fauces

Más

que no descanso

Más

que no es suficiente…


En la avidez de una sola de mis manos

se marchita humilde

el universo creciente.


El Matallana

La roca

17.02.2016

Para Jonathan

La roca en su estático dinamismo
se llena de conchas, de erizos y de espuma,
es un corazón de sangre salada
que inocente pretende lo perpetuo,
una amante rítmicamente hendida, penetrada,
otro rostro desgastado por el tiempo.

El Matallana