Siete

09.06.2021


Náufragos de los siete mares

nos encontramos

al desnudo

en la misma isla


Sin las tierras que nos habían abandonado

Sin los sueños que no alcanzaron la bahía


Pero aún con un par de mentiras

que creíamos haber arrojado por la borda

de alguna forma logramos mirarnos al rostro

y dejar fluir las palabras y los besos

para hacer de nuestro amor un continente

y bailar sonrientes ante el fuego


Náufragos de los siete mares

ahora llevamos nuestra brújula en el pecho

más allá de nosotros no hay lugares

Sabemos que no existe ningún puerto.


El Matallana


Seis

17.05.2021


Las seis partes

que sobresalen

de mi tronco

gritan: deseo


Hay una boca

no hecha para saciarse

sino como una invitación al abismo

una grieta en la roca sedienta

como un grito en el vacío

que se alimenta del silencio


Me parezco a las deidades más terribles

abraso todo lo que abrazo

con mi lengua de fuego

muerdo ebrio de ahora

la cervical de la muerte

y chupo los pezones

ya secos del olvido


Todo lo que existe

me pertenece

Todo lo que amo

se vuelve saliva en mis fauces

Más

que no descanso

Más

que no es suficiente…


En la avidez de una sola de mis manos

se marchita humilde

el universo creciente.


El Matallana

Cuatro

05.04.2021


Al parecer

hay muchas direcciones,

opciones infinitas

entre cuatro puntos cardinales,

pero el escrutinio muestra que no es cierto

cuando han logrado que la jaula

sea tu brújula


¿A dónde vas cada día?

¿Qué es lo que te espera en tu destino?

¿Riquezas?

¿Amor romántico?

¿Los aplausos de desconocidos?


Cuida que tu tesoro sea parte de ti mismo

y navega las aguas

no falsamente libre como pirata,

no esclavizado como almirante altivo,

sin otra meta que cabalgar las olas

con la vista hacia popa y proa,

diluyéndote

suavemente,

poco a poco,

entre la espuma,

perdiéndote en tu tenue estela

titilante en el horizonte.


El Matallana

Tres

27.02.2021

Al parecer

vivimos tres momentos

aunque sólo uno exista

nos levantamos sobre las ruinas de un cuento

mirando lo que no alcanza la vista

y aunque viajamos sin detenernos

hasta la estación de la muerte

cada instante es el nacimiento

de una presencia que muere

como la estrella que se enfría

como se calienta la nieve

perdemos el equilibrio

entre lo que fue

y lo que viene

demasiado fieles a la historia

ebrios de sueños en cierne

alimentamos al olvido

con los pétalos del presente.

El Matallana

Dos

16.02.2021

Cada día

pensando en tonterías

buscando nuevas víctimas

que alimenten la narrativa del enemigo

Todo lo que persigues

viene desde afuera

te lo venden con múltiples espejos interactivos

así como el azúcar en las golosinas

transforma un dulce niño

en un adulto adicto

Les ayudas a inyectarte la falacia en las venas

ávido de la próxima mentira

aplaudiendo entre sonrisas

a todos tus verdugos

La caverna es tu propia cabeza

tus sentidos captan sinsentidos

y te mueven sin abandonar el sitio

hambriento sin propósito

cegado por tantas luces

capitán a la deriva

en un mar sin viento ni sombra

donde la vida y la muerte son lo mismo

dos rostros del mismo miedo

tu más íntimo culto

terror desde el primer aliento

solo

delirante

nauseabundo.

El Matallana

Uno

15.02.2021

Jugamos

a que la muerte no existe

la una para el otro

la otra para el uno

y bailamos

entre las ruinas de una utopía

en la que igual ya poco creíamos

mientras nuestros verdaderos dueños

escogen que parte nuestra ignoran

desde sus infranqueables torres de oro

Pero no es falsa nuestra sonrisa

ni el beso que nos damos

aunque sabemos que todo es falso

tal vez precisamente por eso

nuestra amistad parece tan cierta

nuestro amor ya no es tan romántico

y nuestros días juntos son como esas flores

que crecen en la carretera

con una belleza silenciosa

rebeldes sin pretensiones

marchitándose para siempre

humildes a la vera.

El Matallana

Sin palabras

23.10.2019

Si alguien me pregunta
voy a decirle:
“Yo solía escribir,
veía poesía en todas partes”
Ahora por todas partes veo sólo lo obvio:
absurdos, violencias, abusos y miserias

¿A dónde se han ido mis palabras?
Tal vez ya soy aquel adulto al que tanto temía, un hombre sordo y ciego, con la boca para comer y repetir unas cuantas frases sin sentido
Tal vez el poema nace de una fuente que se acaba, cuando la esperanza se seca y sólo queda el lodo de la realidad en el fondo
O quizá la poesía fluye por los cauces de la inocencia hasta que el flujo se obstruye entre la resignación y el cinismo

Pero no, no hay tiempo para el drama o la lástima,
si alguien me pregunta
voy a decirle:
“¿Qué significa ser poeta? ¿Escribir sin pausa y entretener al poder del momento?”

No es una labor ser poeta, no es un oficio ni un compromiso,
es una espiral de belleza que nace antes de la existencia
y que danza a la par con la muerte,
es algo que juntos somos antes y después de ser yo mismo,
una canción sobre la vida que aún es nuestra,
una mano de bebé que te lleva hacia el horizonte,
hay más que brutalidad y normalidad,
hay más que prisiones y consumismos,
el poema es una gota de la vida derramada,
un coro furtivo de la canción del universo,
es el eco de estallidos que transforman la nada,
el susurro que revela lo que fuimos y seremos…

Si alguien me pregunta
voy a decirle:
Abre mi pecho, ahí hay un sinfín palpitante de palabras.

El Matallana

Nostalgias

02.08.2019

Nostalgia por lo no hecho y por lo no vivido
por aquella que un día quiso ser mi esposa y luego quiso ser mi enemiga

Nostalgia por el amiguito al que no le pudieron pagar más la escuela
aunque la escuela era barata, para los pobres

Nostalgia por aquel país de infancia y por aquel patriotismo infantil
cuando de verdad creía en una bandera porque me dejaban cantar a todo pulmón

Nostalgia por tantas vidas que sólo conocen la muerte y por tanta muerte hecha vida, para que algunos sigan escupiéndonos desde la cima

Nostalgia por la idea de felicidad que tenía cuando era infeliz, porque ahora que soy feliz tengo demasiadas opciones y el tiempo bien medido

Nostalgia por las vidas que definitivamente no pude salvar y por el pasado que no fue mi culpa, por la tristeza de quienes me dieron vida sin entender lo que estaban haciendo

Nostalgia por todas las amistades que se perdieron en el camino, por las hijas e hijos que nunca tuve, por los años que no pude estar al lado de mi hermano…

Nostalgia,
tal vez el único sentimiento verdadero y la única filosofía,
nostalgia por el mundo que ya sabemos que no es posible,
por un amor que no necesite esa palabra, por las palabras nunca dichas y los abrazos no dados que se transformaron en puños o lágrimas,
nostalgia por mi cuerpo que desaparece poco a poco, mi cuerpo que soy yo, nada más, más que nostalgia por eso mismo,
nostalgia por ti que me amas tanto ahora sabiendo que no sabes por cuánto tiempo, porque todos los tiempos de todas las cosas están bien medidos,
nostalgia por tantos lenguajes masacrados, tantas especies destruidas, por este planeta que se desvanece, entre tantas mentiras que se han vuelto verdades,
nostalgia por pensamientos diferentes a la triste idea de un sólo cuerpo, un sólo amor, una sola felicidad, una sola verdad, una sola religión, un sólo género, un sólo poder y una sola familia,
nostalgia porque la idea del otro bien podría ser otra,
nostalgia por las palabras de aquel tiempo,
por un mundo lleno de poesías,
por las florecitas que daba con amor a mi madre y por mi sonrisa de niño…

Nostalgias, querida,
siento nostalgias.

El Matallana

Nuestro encuentro

31.05.2019

El espacio-tiempo es una red flexible
que se expande,
se rompe,
se contrae,
vibra como las cuerdas de un tiple,
contiene
y se contiene

A menudo cosas ocurren y le ocurren,
tu visita, por ejemplo, en un lugar remoto,
nuestras miradas conectadas sin saberlo, ya desde el primer momento,
nuestros besos furtivos, equivocados, incorrectos,
nuestros cuerpos tratando de ocupar el mismo sitio
con vigor y con ternura,
hablando un idioma casi olvidado
en el que ambos fluimos
entre labios y pieles

Nuestros dibujos y poemas doblan la malla
para tocar puntos de otro modo lejanos,
los años y la distancia no significan nada.
Lo que nos hemos dicho,
lo que hemos vivido,
canta con una voz que nunca muere,
y así nuestro encuentro suena eternamente
en las fibras del universo

Nuestra historia vive en todo instante
(ayer, allí, allá,
mañana,
hoy, aquí, acá,
entonces, después,
ahora),
viaja al infinito como ondas
por la espina del espacio-tiempo.
El Matallana