Entre otros

13.06.2015

 

Ella piensa en él

Yo pienso en aquella

Entre nosotros

sólo las sombras

de la otra

y del otro

 

vamos entre las montañas

que ya se bebieron todo

sedientos como cactus

llenos de espinas por dentro

 

Así de perdidos

tal vez nos encontremos

desnudos en un verde valle

donde se cultivan comienzos

 

Así de perdidos

tal vez nos encontremos

en la soledad del desierto

con sus múltiples reflejos

 

El Matallana

Poco somos

Junio 12/2006

 

Poco somos

 

Ya lo han dicho

los que cosas dicen

que se han dicho

 

Poco somos

 

Pero tal vez

en nuestra mirada cabe el universo

Quizá de nuestra boca

sea la palabra nunca dicha

 

Hemos de concretar la empresa suma

o mudarnos sin horror al cementerio

Aprehenderemos los centros de la nada

con una nueva sed, de incertidumbre.

 

Poco somos

 

Poca es la existencia que me incumbe

y la misma

antes o después del gran misterio.

 

El Matallana

Six senses

July 12/04

 

Too much rumination on the hate for others

has left me without words

 

To avoid their strident shouting

my will has made me deaf

 

Blind I could scape

from the diverse faces of their decadence

 

But I can still feel

a cold swirl

nesting in every pore

 

Taste in my palate

this eternal thirst

for the inconceivable

 

Perceive the stench

of this body

that is rotting

 

 

El Matallana

Seis sentidos

Julio 12/04

 

Tanto rumiar el odio por los otros

me ha dejado sin palabra.

 

Para evitar su estridente vocerío

mi voluntad me ha hecho sordo.

 

Ciego he podido escapar

a los diversos rostros de su decadencia.

 

Pero aún puedo sentir

un remolino frío

anidando en cada poro.

 

Gustar en mi paladar

esta eterna sed

de lo inconcebible.

 

Percibir el hedor

de este cuerpo

que se pudre.

 

El Matallana

Deletérea

Noviembre 11/04

 

¿Qué esperas mujer?

¿Qué es lo que esperas?

¿Que mi piel putrefacta se desprenda?

¿Que mis ojos busquen formas en la nada?

 

Pronto estas manos de sentir

serán cansadas

y mi pene caerá ante cruel silencio

 

Mi lengua yerta

seca, inmóvil, desgarrada

no danzará jamás sobre tu sexo

para invocar la lluvia más sagrada

 

No escucharé tu erótico gemido,

sólo al filo bautismal de la guadaña

 

Ya no seré

lúcido soñador

desencantado iluso

aquel hablador impetuoso

de pluma desorientada

 

Ya no seré

no seré joven

miraré la vida aún más triste

sin este sensual embrujo

que apenas miente y la disfraza

 

Deletéreo hedor a muerte.

Eterna sed de tu fragancia.

 

El Matallana