Deletérea

Noviembre 11/04

 

¿Qué esperas mujer?

¿Qué es lo que esperas?

¿Que mi piel putrefacta se desprenda?

¿Que mis ojos busquen formas en la nada?

 

Pronto estas manos de sentir

serán cansadas

y mi pene caerá ante cruel silencio

 

Mi lengua yerta

seca, inmóvil, desgarrada

no danzará jamás sobre tu sexo

para invocar la lluvia más sagrada

 

No escucharé tu erótico gemido,

sólo al filo bautismal de la guadaña

 

Ya no seré

lúcido soñador

desencantado iluso

aquel hablador impetuoso

de pluma desorientada

 

Ya no seré

no seré joven

miraré la vida aún más triste

sin este sensual embrujo

que apenas miente y la disfraza

 

Deletéreo hedor a muerte.

Eterna sed de tu fragancia.

 

El Matallana

Una curva y el olor femenino

Noviembre 15/04

 

Una curva

y el olor femenino

bastan

apaciguan la tristeza

 

una boca, una caricia, algún gemido

un pezón en la lengua te despierta

 

Ya no eres

desamparado incomprendido

filósofo, artista o mal poeta

 

sólo esclavo jadeante del sentido

salvaje, tembloroso, enloquecido

apéndice anhelante que penetra.

 

 

El Matallana

Marea Sensual

Octubre 16/04

 

El mar aumenta gradualmente

hasta que se desborda.

 

Poco a poco se incrementan los niveles

y la isla desolada se hunde irremediablemente.

 

Al ritmo atrayente de la luna,

las distintas mareas se suceden,

van y regresan,

en fluidas danzas y vaivenes,

acarician hondamente la arena

penetrando con su espuma incontenible.

 

Es un cambiante equilibrio,

ancestral,

armónico,

que arremete fiero e impetuoso

cuando el satélite se hincha o renace

y que descansa casi apacible

bajo el tenue brillo de los cuartos.

 

El Matallana