Calm and delight

01.05.2017

 

Feel the wind again

and the sun shining from the stone

Wild flowers dance like a pendulum

The space is wide and open

Freedom and life are nothing but few instants

 

We are far away from what we seem to be

yet closer to ourselves

and together

sharing silence

silent dreams

a smile invisible on our faces

dancing unpretentiously in our hearts

like these daisies

forget me nots

and poppies

swaying in our joyful distraction

 

puppies move their tails

you twirl your hair round your finger

my nose rests on your temples

and something warm swirls up inside

like dust swirls in the air, light,

perhaps this is the happiness they strive for

or maybe something else, pure, delight,

for us and for now

nameless and ephemeral

lonely and calm

 

El Matallana

Refugiarse en la lectura

17.02.2017

Hace poco tuve una conversación con una amiga del Reino Unido que trabaja “educando” refugiados en Malta. Mi amiga Jessie me preguntó si yo tenía alguna experiencia con analfabetismo y en mi opinión cuál era la diferencia entre una persona que puede leer (y lee) y una persona que no puede leer. Más que responder a su pregunta lo que hicimos fue dialogar, como pasa a menudo.

A pesar de que casi todos los refugiados que logran llegar vivos a Malta no saben leer y/o escribir propiamente (ni en inglés, ni en maltés, ni en sus lenguas maternas), la mayoría habla varios idiomas, entre dos y cuatro diferentes, antes de empezar a ser “educados” en inglés. Por ejemplo, un buen grupo habla distintas formas del árabe, además de otras lenguas y dialectos, dependiendo del lugar de origen. Entonces deben ser personas analfabetas muy diferentes a aquellas que se han quedado en su lugar de origen y no han recibido educación en su propio idioma. Quizá son personas que tienen formas de aprender especiales, ya que se han enfrentado a retos diferentes y tienen el sueño de integrarse en Europa o al menos de vivir una vida “normal” en cualquier lugar. Especulamos, porque es difícil saber cuáles son los verdaderos sueños de alguien y aún más de un grupo.

Los refugiados a los que ella enseña están atrapados en Malta (la isla era sólo una estación), tratando de aprender a leer, hablar y escribir en inglés como parte de un plan que les promete una vida mejor. Después de un rato hablando sobre el tema, Jessie me preguntó si yo pensaba que valía la pena enseñar a leer a los refugiados sabiendo que ellas y ellos necesitan más y urgentemente tantas otras cosas.

Pienso que en el juego del mundo actual hay varios tipos de perdedores, pero los más evidentes son los desplazados, los refugiados, los diferentes y los más pobres en general. Pero hay personas en el mundo sin ninguna voz, dentro y fuera de ese grupo de perdedores evidentes. Hay personas muriendo silenciosamente en todas partes, sufriendo en alguno de los barrios olvidados de Latinoamérica o en las calles de las ciudades indiferentes de India, en los países sin nombre de África o en los rincones no tan oscuros de Asia, Australia y Europa. China, Estados Unidos y Rusia son en ese sentido mundos aparte, contribuyendo especialmente a la miseria que aceptamos actualmente como humanidad.

¿Qué puede hacer la lectura por los refugiados, en un contexto cínico, pesimista y autocompasivo como ese? Mucho, le dije a Jessie. Cuando yo vivía en Cali y era (más) pobre, la lectura me dio perspectiva. Leer fue una de las actividades que me ayudó a entender la situación en la que me encontraba y me mostró que algo mejor era posible. Leer me puso en contacto con personas vivas y muertas, del pasado y de un posible futuro. Los libros me mostraron mundos y formas posibles, relativismo cultural, lenguas, lugares, mentes, visiones, pesadillas, religiones, sensaciones, luchas ganadas y perdidas, ideas y sueños que también podrían ser los míos.  Descubrí con palabras el horror y la belleza. Poco a poco encontré no sólo un lugar donde esconderme y aliviar las tensiones de la pobreza, sino una identidad formada por palabras que con el tiempo dejaron de ser ajenas.

Cuando lees también aprendes a pensar y a expresarte. Desarrollas tu imaginación como un nuevo músculo, como un nuevo sentido. Trasciendes tu posición actual y te concibes más allá de ti mismo o de ti misma, más allá de lo que crees que eres. Al fin y al cabo, toda vida es fantasía, toda vida es un cuento que nos cuentan y nos contamos. Leer te da herramientas para construir y narrar tu propia vida. A través de la lectura también puedes buscar lo que eres, narrar tu ser y lo que realmente deseas. Si bien no sólo de palabras se puede vivir, no se puede vivir sin palabras. Tener acceso a las múltiples voces del mundo es uno de los requisitos fundamentales para disminuir tu pobreza. Con pobreza me refiero a algo más que lo material. Me refiero a la pobreza como a la incapacidad de llevar la vida que queremos mientras contribuimos al bienestar nuestro y al de quienes nos rodean. Ser rico significa estar contento con la vida que uno lleva, dar y recibir amor en todas sus diversas formas, provocar sonrisas en las personas con las que eliges compartir y rodearte, experimentar lo que quieres, ir a donde quieres, respetar todas las formas de vida y todas las formas en que las personas que respetan tu integridad quieren llevar sus vidas… La persona que lee tiene la posibilidad de caminar en dirección a esa riqueza. El camino hacia nosotros mismos comienza en la autoconsciencia y la imaginación, y ambas cosas se nutren de palabras.

Más o menos ese fue el diálogo que tuvimos. Jessie se fue contenta a enseñar inglés a los refugiados y yo seguí leyendo.

El Matallama

I’ll Slip Away – Sixto Rodriguez

And I’ll forget about the girl that said no
Then I’ll tell who I want where to go
And I’ll forget about your lies and deceit
And your attempts to be so discreet

Maybe today, yeah
I’ll slip away

And you can keep your symbols of success
Then I’ll pursue my own happiness
And you can keep your clocks and routines
Then I’ll go mend all my shattered dreams

Maybe today, yeah
I’ll slip away

‘Cause you’ve been down on me for too long
And for too long I just put you on
Now I’m tired of lying and I’m sick of trying
Cause I’m losing who I really am
And I’m not choosing to be like them

And if you get bored and you got loneliness
Or it’s dislike for me you express
I won’t care if you’re right or you’re wrong
I won’t care cause you see I’ll be gone

Maybe today, yeah
I’ll slip away

Maybe today, yeah
Maybe today, yeah
Maybe today, yeah girl
I’ll slip away

Sixto Rodriguez (1942)- I’ll slip away (1967)

For more info go to:

http://sugarman.org/

Home

Alexitimia

“Las personas que sufren de alexitimia están limitadas en su capacidad de experimentar fantasías o sueños o pensar de forma imaginativa. Por el contrario, tienen una forma de pensar enfocada externamente, basándose en los hechos y detalles. Las personas con alexitimia son a menudo descritas por los demás, incluyendo a sus seres queridos, frías y distantes. Carecen de habilidades empáticas y tienen grandes dificultades para comprender y responder con eficacia a los sentimientos de otras personas.”

Creo que hay muchas personas con este problema, incluyendo un par que han sido muy importantes en mi vida:

http://alexitimia.org/

http://homepages.spa.umn.edu/~larry/CLASS/NOTHING/READINGS/NoStorytoTell.pdf

Los que soñamos debemos ayudarlos.

El Matallana

“La abeja sabe quién es”

Menzel: Exacto. Así funciona nuestro pensamiento. Nos imaginamos diferentes posibilidades y las debatimos en nuestro mundo interno. Y al parecer así también piensa la abeja. Claramente ella puede mentalizar o memorar algo que no está ahí. Y en eso puede notarse que la abeja no sólo tiene una visión del mundo sino también de sí misma. Cuando ella se decide por una u otra cosa está prediciendo el resultado de sus propias acciones. Para eso necesita, por ejemplo, experimentar y simular su propio cuerpo. La abeja sabe quién es.

Klein: ¿La abeja tiene alma?”

_____________________________________________________________

 

Klein: ¿Se podría imaginar cómo sería ser una abeja?

Menzel: Yo experimento eso sobre todo en mis sueños. En ellos puedo volar como un insecto. Siento: no se trata de un vuelo de pájaro, sino de una vibración. Levito y paso entre las ramas, las flores son gigantes. Y percibo los colores como lo hace la abeja: No hay color rojo, pero en cambio sí maravillosas tonalidades de azul. Las frutas maduras alumbran coloridas entre las hojas grises. Puedo ver incluso ultravioleta: ¡En ese color las flores tienen patrones! De vez en cuando me encuentro con abejas raras que se han vuelto cuadrúpedas. Las piernas de adelante han evolucionado en tijeras y cuchillos. Con ellos desmenuzan frutas y rellenan el mus en sus bolsas de ala.

Klein: Tal vez así soñaría una abeja. Pero los insectos no sueñan.

Menzel: ¿Eso es lo que cree? Ya no estoy tan seguro de eso. Las abejas duermen. Y así como nosotros los humanos y otros mamíferos, ellas mejoran su memoria durante el sueño. Actualmente estamos haciendo experimentos sobre eso. Es interesante observar que las abejas necesitan más sueño entre más complicadas sean las cosas que deban memorizar. Igualmente hemos observado que las abejas también tienen diferentes fases de sueño. Cuando las personas soñamos de manera intensa movemos los ojos de un lado para el otro bajo los párpados cerrados. Hemos observado algo similar entre las abejas: Durante el sueño comienzan de repente a batir salvajemente sus antenas. ¿Quiere verlo?”

 

STEFAN KLEIN

Nacido en 1965, es biofísico y autor de libros. Hace poco fue publicada su obra Sueños: Un viaje a nuestra realidad interna (S. Fischer). Lleva a cabo diferentes conversaciones con científicos para la revista ZEITmagazin.

 

RANDOLF MENZEL

Nacido en 1940, fue el director del Instituto de Neurobiología de la Universidad Libre de Berlín entre el año 1976 y el 2008. Es reconocido como una autoridad en el estudio de la inteligencia de los animales y al mismo tiempo como uno de los investigadores del cerebro más importantes de Alemania.

 

http://www.zeit.de/zeit-magazin/2015/02/bienen-forschung-randolf-menzel