Tres

27.02.2021

Al parecer

vivimos tres momentos

aunque sólo uno exista

nos levantamos sobre las ruinas de un cuento

mirando lo que no alcanza la vista

y aunque viajamos sin detenernos

hasta la estación de la muerte

cada instante es el nacimiento

de una presencia que muere

como la estrella que se enfría

como se calienta la nieve

perdemos el equilibrio

entre lo que fue

y lo que viene

demasiado fieles a la historia

ebrios de sueños en cierne

alimentamos al olvido

con los pétalos del presente.

El Matallana

Dos

16.02.2021

Cada día

pensando en tonterías

buscando nuevas víctimas

que alimenten la narrativa del enemigo

Todo lo que persigues

viene desde afuera

te lo venden con múltiples espejos interactivos

así como el azúcar en las golosinas

transforma un dulce niño

en un adulto adicto

Les ayudas a inyectarte la falacia en las venas

ávido de la próxima mentira

aplaudiendo entre sonrisas

a todos tus verdugos

La caverna es tu propia cabeza

tus sentidos captan sinsentidos

y te mueven sin abandonar el sitio

hambriento sin propósito

cegado por tantas luces

capitán a la deriva

en un mar sin viento ni sombra

donde la vida y la muerte son lo mismo

dos rostros del mismo miedo

tu más íntimo culto

terror desde el primer aliento

solo

delirante

nauseabundo.

El Matallana

Uno

15.02.2021

Jugamos

a que la muerte no existe

la una para el otro

la otra para el uno

y bailamos

entre las ruinas de una utopía

en la que igual ya poco creíamos

mientras nuestros verdaderos dueños

escogen que parte nuestra ignoran

desde sus infranqueables torres de oro

Pero no es falsa nuestra sonrisa

ni el beso que nos damos

aunque sabemos que todo es falso

tal vez precisamente por eso

nuestra amistad parece tan cierta

nuestro amor ya no es tan romántico

y nuestros días juntos son como esas flores

que crecen en la carretera

con una belleza silenciosa

rebeldes sin pretensiones

marchitándose para siempre

humildes a la vera.

El Matallana

Alberto Caeiro’s way

A. Caeiro’s way

The invisible hand of the wind

skirts over the grasses

When it lets go,

jumping between the green intervals

crimson poppies

yellow daisies together

and some other blue flowers

that you couldn’t see straightaway

 

I don’t have whom to love

nor life that I want

nor death that I steal

Through me

like through the grasses

a wind that only bends them

to let them be what they were

passes

Also through me

a desire uselessly blows

the stems of my intentions

the flowers of what I imagine

and everything turns to what it was

with nothing that takes place.

 

Non-official translation from the original in Portuguese: “A mão invisível do vento…(À la manière de A. Caeiro)”, Ricardo Reis (Fernando Pessoa, 1888-1935).

If you want to read the Spanish version of this poem, follow this link:

https://elmatallana.com/2015/10/12/la-mano-invisible-del-vientoa-la-manera-de-a-caeiro/

 

For more information, visit:

http://arquivopessoa.net/textos/2162

http://www.pessoa.eu/

http://www.poetryfoundation.org/bio/fernando-pessoa

 

Yamulemao : Niño del agua azul

A Edgar Matallana, padre

23.01.2017

Cuando me acuerdo de ti me acuerdo de cuando me cantabas Yamulemao para que me durmiera o me entretuviera en algún largo viaje de Cali a Bogotá. Recuerdo la canción, el asiento del bus, la imagen de la ventana, la noche húmeda y tal vez fría afuera…En caso de que no sepas, Yamulemao es la versión colombiana de Diamoule Mawo, una canción compuesta por Laba Sosseh y cantada por él originalmente en un idioma llamado Wólof (que se habla en Gambia, Senegal y Mauritania). Joe Arroyo cantó esa bella canción como le sonaba en castellano: “Yamulemao”. Todo está borroso pero la melodía y tu compañía en aquel viaje en bus se mantienen nítidas en mi memoria:

Ah Yamulemao, ah Yamulemao

Bilie mama mié

Bilie mama mié eh eh

Bilie mama mié

Bilie mama mi eh

Yamuleé mao se se!

También me acuerdo de cuando me hiciste una caja muy bonita de madera y de cuando me construiste un tanque de suministro de agua para los experimentos ahora inútiles de la Universidad del Valle. A medida que pasa el tiempo te recuerdo más. Desprovistas de los problemas de aquel tiempo, puedo sentir en tus palabras el cariño y la impotencia. Ser madre o padre debe ser un oficio muy difícil. Especialmente cuando eres pobre, cuando las cosas no te salen bien, cuando no sabías lo que hacías o no habías aprendido a elegir. O cuando simplemente eres una persona irresponsable (lo que sea que eso signifique realmente) y a duras penas intentas darle un sentido a tu propia vida o embriagarte para ignorar que no tiene. Ni idea, pero ser padre de alguien no debe ser tarea fácil. Fue como fue, lo hiciste como lo hiciste, lo haces como aún lo haces, como es, como eres y como puedes.

A veces me gusta imaginar cómo hubiera sido todo si no hubiéramos sido tan pobres en esos años (y aún), si la carencia no nos hubiera ayudado a sentirnos tan resentidos y perdidos. La pobreza es una de las peores cosas que pueden ocurrirle a alguien. Aún hoy nos separa de algún modo. Antes que padre e hijo somos sobrevivientes. La ciudad de Cali cayó y nos llevó consigo a su abismo. Pero poco a poco salimos del abismo un poco. Yo me convertí en un viajero y tú llegaste a una edad donde pareces más tranquilo. Tengo muchas preguntas sobre lo que has vivido y has sentido. Por ejemplo: ¿qué tanto compartimos?, ¿qué tanto hay de ti en mí y viceversa? Has vivido casi 80 años ya, más de dos veces lo que yo he vivido. ¿Cómo fueron y son tus amistades y amores? ¿Sabían ellas y ellos de mí? ¿Qué les decías cuando hablabas de mí? ¿Qué lugar ocupaba yo en tu vida? ¿Qué ha significado para ti ser padre?

Tantos años, tantos recuerdos, tantos momentos juntos y sobre todo separados, y aún no tengo claro de qué se trata este oficio de ser tu hijo y tu oficio de ser padre, de qué se trata esta relación. Frente al mar mediterráneo, en una pequeña isla entre África y Europa, siento que nos hace falta mucho por vivir y conversar. Escucho Yamulemao y me dan ganas de llorar. No sé muy bien por qué. Cali está muy lejos. La vida inclemente nos ha pasado sin preguntarnos lo que estábamos haciendo y tal vez lo que estábamos perdiendo. Corrimos buscando salvarnos y terminamos siendo otros. Yo ya no soy un adolescente, ni siquiera ya un joven enojado. Aprendí a ser feliz, a amar, a proteger, a engañar y decepcionar. Conocí lugares y lenguas, ojos de todos los colores me miraron con cariño, algunos con amor incluso, cualquiera que sea la diferencia. Todo parece ya muy lejano. El mar se convierte en espuma blanca y se rinde en la bahía. “Ah Yamulemao, ah Yamulemao”. Los turistas desconcertados por mis lágrimas tratan de capturar el mar con sus cámaras. El mar es demasiado inmenso.

El Matallana

Sea of November

11.11.2016

A sea of mercury in Malta
and the wind moves bluish greys:

My life is like a memory,
I don’t know where my past has gone,
not much of my future is left

I’ve never been too safe,
I’ve never known what I’ve done,
neither the old love never fading
nor the new love now lurking

There is no time in my life
but there is life in my time
the lively waves of this day
ignore the dead ones from yesterday.

El Matallana

Mar de noviembre

10.11.2016

Un mar de mercurio en Malta
y el viento mueve grises azulados:

Mi vida parece un recuerdo,
no sé a dónde ha ido mi pasado,
queda poco hoy de mi futuro

Nunca he estado muy seguro,
nunca he sabido lo que he hecho,
ni aquel amor nunca olvidado
ni este nuevo ya al acecho

Pasa veloz el tiempo en mi vida
pero hay mucha vida en mi tiempo,
las vivas olas de este día
ignoran las de ayer que han muerto.

El Matallana

Pupila mortal – Mortal pupil

05.10.2016

 

No es el lugar

soy yo y mis múltiples duelos

mis agazapados, sordos deseos

y el más oscuro anhelo

del abismo más allá de nuestros cuerpos

en la pupila mortal que observa el miedo

o la oscuridad voraz que engulle el tiempo.

 

It is not the place

it is me and my multiple griefs

my crouching, deaf desires

and the most obscure longing

for the abyss beyond our bodies

in the mortal pupil observing fear

or the voracious darkness swallowing time.

 

El Matallana

Our kiss

26.09.2016

 

I know they also told you

about fear

and hate

us being excluded

from their feast

from our fate

from our fading eternity

 

You learned very well how to hide

and eventually forgot

that longing

for truth

and denied

a lovely place in our smile

where our life is our destiny

 

Our kiss is the kiss

from that time

when first two were really surprised

finding darkness, sadness

and light

beyond one’s cage of body or mind

caressing chaos with synergy

 

El Matallana